La escasez de medicinas mata y pone en peligro la vida de miles en Venezuela



https://elperiodicodemonagas.com.ve
Buscar medicinas en Venezuela se ha vuelto una tarea compleja e inasequible. Farmacias, consultorios y hospitales están desprovistos de la mayoría de los fármacos necesarios para los enfermos. “Apenas tenemos que vender porque no hay materia prima con la que los laboratorios venezolanos puedan fabricar los medicamentos que demanda la población. Entiendo la ira de esta gente ya que las consecuencias son dramáticas, los enfermos corren demasiados riesgos, sufren de manera innecesaria”, asegura Carlos, dependiente de la farmacia.
Sin recursos por el desplome del precio del petróleo desde 2014, a Venezuela se le suma una crisis sanitaria por la falta de materiales en los hospitales y una alarmante escasez de medicamentos que ha provocado un aumento en la mortalidad infantil y materna, además de un repunte en los casos de enfermedades infecciosas y víricas como la malaria —con 175.000 casos confirmados en el estado Bolívar— o la difteria, según indica el Boletín epidemiológico que el Ministerio para la Salud de Venezuela publicó hace unos meses con las estadísticas del año 2016, después de tres años en silencio. Un documento que ha convulsionado uno de los pilares que sostenía el orgullo de la llamada revolución bolivariana: la calidad y la amplitud de la asistencia social y sanitaria.
La Federación Farmacéutica Venezolana, (Fefarven), estima que ocho de cada diez medicamentos no están disponibles en las farmacias por la hiperinflación que afecta a la economía venezolana. También apunta que la escasez se ubica en un 90% en el caso de los fármacos de alto costo para enfermedades como cáncer, VIH y hemofilia. Además, durante el pasado mes de enero se registraron un aumento en el precio de los medicamentos entre 1.000% y 3.000%, según su presidente Freddy Ceballos.
Claudia vive desde hace meses preocupada intentando localizar en hospitales y farmacias los medicamentos necesarios para tratar a su hijo. Pero hoy está ilusionada, acaba de recibir una llamada del hospital de niños J. M. de los Ríos y no quiere perder el tiempo. Llevaba varios días sin poder darle a Fabio su tratamiento para el transplante de riñón de manera continuada pero ahora su doctora le ha conseguido un par de cajas y ya puede respirar tranquila, al menos por un mes. “Ha estado sin tomar el Prograf los últimos 12 días y su cuerpo podría rechazar el trasplante. Nos mantenemos alerta para buscarlos de cualquier forma pero su coste fuera de Venezuela puede llegar a los 200 euros. He tenido que vender mi carro y pedir dinero prestado para poder comprar las medicinas en la frontera con Colombia. Incluso me he hecho chavista para sacarme el carnet de la patria y poder acceder al programa 0800 Salud Ya, aunque hace semanas que no recibo respuesta”, afirma Claudia. Se trata de un sistema de distribución de medicamentos que fue reimplementado por Nicolás Maduro en octubre pasado.
//Agencias
Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario