Giovanna de Michele: Sanciones están erosionando las bases al Gobierno


Foto: Jacob Atircopy Osorio
Foto: Jacob Atircopy Osorio

Roberto Romanelli
La internacionalista Giovanna de Michele prevé que vendrán más sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, tras la última reunión de la OEA, lo que va a agravar la situación del país, acercándolo cada vez más a una posible “implosión”.
La experta en inteligencia y negociación ve el escenario actual del país como “un terreno movedizo con campo minado”, agravado además por el deterioro de la industria petrolera.
En su 48 asamblea general celebrada esta semana, la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó una resolución en la que desconoce la reelección de Maduro en los comicios “ilegítimos” del 20 de mayo y abre las puertas a la suspensión del Estado venezolano del sistema interamericano.
¿En qué repercute el desconocimiento de la OEA del 20M para el gobierno?
- Es un medida política, en este momento, el debate internacional sobre Venezuela está centrado en aspectos políticos , porque no hay nada desde el punto de vista jurídico que pueda hacer la Comunidad Internacional. La Comunidad Internacional no puede activar ningún mecanismo legal, estrictamente jurídico, para obligar al gobierno de Venezuela a comportarse de una determinada manera.
Lo que puede hacer la Comunidad Internacional es generar tal nivel de presión que al gobierno se le haga sumamente costoso seguir comportándose de la manera en que lo está haciendo. Y eso es lo que estamos viendo, eso es lo que buscan las sanciones, los pronunciamientos de la OEA, de la Unión Europea.
¿Vienen más sanciones?
- Sin duda, de hecho la resolución aprobado plantea la posibilidad de que todos los Estados miembros apliquen sancione s unilaterales, como mecanismo de presión, lo dice taxativamente. Seria el incremento de la presión. Pudiéramos ver acciones por parte de Panamá, donde hay muchas inversiones de funcionarios gubernamentales; de Colombia, Perú, México y de la misma República Dominicana. Podemos ver una nueva escalada en materia de sanciones.
¿Es acertada esa estrategia de aislamiento y sanciones, para una salida?
- Creo que es una estrategia contundente, que tiene fuerte impacto, muy costosa para el gobierno y los gobernados. En la medida en que el gobierno tenga más dificultad para lograr acuerdos internacionales, en esa misma medida los gobernados vamos a sufrir las consecuencias de ello, pero no es consecuencia directa de las sanciones sino del comportamiento del gobierno, las sanciones son consecuencia de la manera como se ha venido comportando el gobierno, la causa, la raíz de todo esto, es la conducta del gobierno.
Este problema gravísimo del desabastecimiento que tenemos en Venezuela, de alimentos y medicinas, el deterioro de los hospitales, de la salud, las escuelas comenzó mucho antes de las sanciones, quiere decir que no es consecuencia de sanciones sino de un modelo que no es capaz de convivir con necesidades y demandas del siglo 21.
¿Ve posible una intervención militar ?
- No la veo factible para nada, absolutamente para nada en este siglo 21, en estos tiempos.
¿Vamos hacia una mayor radicalización?
Es difícil predecirlo porque estamos frente a un jugador, que no responde a la misma racionalidad que responde el 80% de la población venezolana, es un gobierno que no está defendiendo su permanencia en el poder, está defendiendo la vigencia de su revolución y eso esta muy por encima de permanencia en el poder. Aquí lo que está en juego no es el gobierno de Venezuela es la revolución bolivariana y eso para ellos tiene un impacto muy muy fuerte.
Sin embargo la actual situación del punto de vista político, social y económica es insostenible para gobierno y gobernados, esto puede generar una inmensa implosión dentro del gobierno o dentro de la población.
El tema de las sanciones está erosionando las bases de apoyo dentro del gobierno hay individuos que han sido objeto de sanciones y que pudieran estar negociando el levantamiento de esas sancione a cambio de retirar su apoyo al gobierno, esa posibilidad, existe, hay gente dentro los gobernados que está pasando cada vez más trabajo y pudiera protagonizar lamentablemente situaciones de ingobernabilidad que pongan al gobierno en jaque.
Estamos en una escenario muy frágil, porque estamos prácticamente transitando por un territorio movedizo, con un campo minado, no se realmente hasta que punto o cuanto tiempo mas pueda el gobierno soportar esta situación.
Además de que todo esto se complica mas para el gobierno por el deterioro de la industria petrolera, por la caída de la producción no como consecuencia de sanciones, sino de la impericia, las malas decisiones tomadas dentro de la industria petrolera, del mal manejo de los recursos que durante 10 años estuvieron ingresando producto de la comercialización del petróleo.
Si tienes un gobierno con un piso político sumamente frágil, con gente dentro del gobierno buscando su propia supervivencia por encima de la del gobierno y además no tienes plataforma económica que te permita de alguna manera contrarrestar esa fragilidad política, yo creo que la implosión pudiera ser inminente.
¿Como quiera que Venezuela está de salida en la OEA, no pudiera sobrevivir como Cuba?
- Se dice que si Cuba pudo sobrevivir tantos años fuera de la OEA, Venezuela y cualquier otro lo puede hacer. Hay una diferencia muy grande entre Cuba y Venezuela; primero el momento histórico, cuando Cuba sale de la OEA estábamos en plena Guerra Fría, el mundo estaba dividido en dos bloques liderado por EEUU y la vieja URSS, en este momento no está dividido de esa manera.
En segundo lugar, en aquella época la URSS automáticamente asumió el tutelaje de la isla y se ocupó de financiarla y de alguna manera de representarla y defender sus intereses políticos en el ámbito internacional, eso no está sucediendo en este momento con Venezuela.
Cuba no representaba un elemento importante en el comercio internacional , para Cuba no era mayo problema convertirse en un satélite de URSS, , el caso de Venezuela no es igual, Venezuela necesita poder relacionarse con la Comunidad Internacional, depende en 90% de las importaciones para su consumo y llevar productos a las mesas de sus casas y eso tiene que pasar por un acuerdo entre el gobierno y quienes estén dispuestos a venderle.
Esa posibilidad de hacer acuerdos va mermando cada vez mas a medida que el gobierno va perdiendo aliados y a medida que va mostrando inestabilidad, a nivel internacional nadie va a querer negociar con Venezuela , eso va a complicar aun mas la posibilidad del gobierno d e cumplir con su tarea fundamental que es satisfacer necesidad de sus gobernados.
¿Cómo afectan los casos de Nicaragua y México?
El caso de Venezuela hay que verlo como si fuera una franquicia, la revolución bolivariana se convirtió en un modelo de exportación y tuvo éxito. Chávez asumió un liderazgo de tal magnitud que le permitió montar toda una institucionalidad internacional paralela a la que existía: Unasur, Celac, Alba, todo con la intención de robustecer el ideario la revolución bolivariana. Venezuela se convirtió en la casa matriz de esa franquicia, cada vez que cae una de esas franquicias, la casa matriz va perdiendo fuerza y si llegara a caer la casa matriz, se pierden todas las franquicias automáticamente, entonces allí hay una suerte de cordón umbilical entre el proceso político venezolano y los procesos políticos que se puedan dar en otros países de la región.
Nicaragua es una de las pocas franquicias que se mantiene operativa en la región y lo que está ocurriendo allí incide en Venezuela porque en la OEA Nicaragua se abstuvo de votar la resolución para no exponerse a (posibles sanciones) por un lado y a no perder un aliado por la otra.
En México, allí si tendría el gobierno un posible aliado con un eventual victoria de Miguel López Obrador, aunque éste va a conseguir algunos poderes públicos no necesariamente inclinados a su concepción político ideológica , entonces dependerá de su habilidad para lograr imponer el Poder Ejecutivo sobre los demás poderes, de eso va a depender lo que pase con México.
¿El nuevo gobierno de España apoyará a Maduro?
El canciller (Josep Borell) que nombró Pedro Sánchez es una persona que se ha manifestado en muchas oportunidades muy contrario y muy crítico a lo que sucede en Venezuela, eso hace pensar que en la conducción de política exterior veamos algunos matices pero no veamos un cambio radical de postura (...) Tampoco creo que se vaya a traducir en más apoyo a gestiones de José Luis Zapatero.
Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario