Agenda: ¿Y dónde está el piloto? Lisandro Galup



“El destino se ríe de las probabilidades ”.B. Liton

En días pasados, aprovechando la ausencia de sueño, disfruté nuevamente de esta película, la cual resultó liberadora de estrés y productora de un sueño reparador,  no obstante, al levantarme y ver y oír los noticieros, no pude dejar de sentir un cierto escalofrio cuando hacían referencia a los múltiples problemas que agobian a nuestra querida Venezuela y a una inmensa mayoría de quienes en ella habitamos.
Son realidades palpables, por una parte el gobierno cumple con su prefigurado rol que no es propiamente el de lograr la máxima suma de felicidad posible de sus habitantes, sino que al parecer trabaja para lograr la máxima felicidad posible de quienes ostentan, rotativamente, los cargos de máxima jerarquía y sus respectivos substitutos quienes a la sombra disfrutan, tanto o más que sus principales, por decirlo de alguna manera, y quienes tienen como rol, negar la existencia de problemas y apuntalar “el país de Alicia”, actitud que es notoria en todos ellos, esto sin dejar de lado el célebre dicho que expresa que es mejor hacer eso a la sombra que manipular una escardilla al sol. No obstante, llama la atención que últimamente muchos de ellos ya solo usan la palabra guerra sin el calificativo de económica y reconocen, al menos entre muchos de sus conmilitantes, que la cosa está “un poco difícil” pero que son situaciones normales que el pueblo con su inmensa paciencia sabrá apreciar los grandes esfuerzos del Presidente para aterrizarsin novedad el avión, que es Venezuela. El rumbo es conocido, pero ni a ese puede llegar
Mientras esta actitud guía el accionar del gobierno en su búsqueda de acabar con el país productor y transformarlo en lo que vamos viendo día tras día al convertir a sus
habitantes en “perezosos bonos- receptores” y crear al “perezozo hombre nuevo socialista estado-dependiente”,la oposición tiende a dividirse debido a razones que, no obstante ser del dominio público, no las combaten con decisión y claridad y coherencia y de manera unitaria, poniendo de lado las apetencias personales, y reconociendo las capacidades de quien o quienes sobresalen y cuentan con una real aceptación, y así podrá verse el “brillo de quintacolumnas” que impiden una máxima eficiencia y eficacia de las acciones del sector opositor. Primero está este avión que se llama Venezuela y  conducirlo de forma segura, es lo prioritario, por que los pasajeros, somos todos.
Ahora bien,este avíon que es Venezuela estávolando a “ninguna parte”con una tripulación inexperta y terminará “estrellándose” pero confían en que ellos se salvarán, mientras que por la otra, una tripulación sustituta que no se pone de acuerdo en función de tomar control y conducir el avión, que insisto es Venezuela,de manera segura. Todo lo anterior me conduce a pensar en la película a la cual hice referencia al inicio y que sirve de título de esta columna, ¿Y  dónde está el piloto?, ese piloto en quien confiar para conducirnos y aterrizar de manera segura.
OTRA COSA
¿Podría nombrar, si alguna existiera, similitudes entre el llamado Plan Bolívar 2000 y los Clap?
Aceras dañadas , casas con desagües sobre las aceras, no guardan los retiros y para colmo, por los problemas de transporte, debemos andar a píe ocupando las calles y avenidas con el peligro que implica.¿Y los Alcaldes y Concejales?
¿Huyendo hacia adelante? Muchos chavistas reconocen que la cosa está mal, dicen que es debido tanto al gobierno como a la oposición y de paso señalan muchos de ellos que no están ni con uno ni con el otro.

Opinión  Lisandro Galup

Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario