Orlando Ochoa: El abuso fiscal está fuertemente enraizado en el chavismo


Especial Enrique Meléndez.- El economista Orlando Ochoa considera que estamos ante la hiperinflación más violenta que se haya conocido en el América Latina como consecuencia de un abuso fiscal que llevó al financiamiento monetario del déficit fiscal en una forma absolutamente desordenada, sobre todo, desde el 2013.
¿Fracasó el paquetazo de Nicolás Maduro?
-La verdad es que Nicolás Maduro nos anunció un plan de Recuperación, Prosperidad, Estabilidad fiscal; así como hacer algo respecto de la inflación y no hay balance fiscal. Tomó algunas medidas fiscales. El mismo sector público tiene enormes dificultades para cumplir con el ajuste salarial que anunció y la indexación de los salarios al petro, y el petro indexado al dólar.
-Se trata de una forma de indexar ante la hiperinflación. Porque el petro no sirve sino como unidad de cuenta. No existe. Es imposible tener un balance fiscal y un mercado cambiario con libre convertibilidad sin tener acceso al financiamiento externo, para poder tener reservas, para poder financiar el déficit fiscal y dejar de imprimir dinero: cosa que admitió.
-De modo que constituye una propuesta económica inconsistente y poco creíble. No hay forma de que pueda combatir la hiperinflación. No hay forma de que pueda tener un balance fiscal; lo cual hace que el salario real vaya cediendo ante el alza de la inflación. Es por eso que observamos un alto en los precios, los cuales tienen que subir, como consecuencia de un alza salarial por decreto que obliga a un sector privado, que no tiene acceso a un estado cambiario, que no puede elevar la producción como sea, tomando en cuenta que tiene serios problemas con la electricidad además de la escasez de insumos, tanto importados como de las empresas básicas que no hay en el mercado.
-Estamos ante un plan incompleto y lo que ha generado es una bola de nieve en progreso; lagunas grandes, muchas bisagras pequeñas y recordemos que el sector que se beneficia de los ajustes salariales; el sector público y el sector privado moderno que queda no llegará a un tercio de la población económicamente activa. El resto está en el sector informal donde las leyes se dictan de acuerdo a la supervivencia. Algunos tienen unos negocios, que funcionan con los mercados negros. Otros tratan de sobrevivir como sea ante el hambre y la miseria”.
-Usted ha dicho que Maduro reconoció la impresión de dinero sin respaldo era la causa del desbalance fiscal. ¿Qué explica el hecho, de que lo siga haciendo?
-En el caso de Venezuela sigue la emisión de dinero sin respaldo dado que no hay ni siquiera billetes de alta denominación; por lo cual Maduro enfrenta dificultades. En ese sentido; incluso, para mantener el ritmo del efectivo, como tal. Esa es una buena pregunta: el hecho de que el gobierno le dé una enorme prioridad a los programas sociales y que la verdad es que no son sólo programas sociales: no son desinteresados; pues son programas de control social y político y, eventualmente, electoral.
-De modo que el Gobierno inyecta grandes cantidades de bolívares en estos programas causando un déficit fiscal que termina financiando monetariamente. Las proporciones de financiamiento monetario en el 2017 pueden estar por encima del 30% del PIB. De ahí el proceso hiperinflacionario que hemos observado aceleradamente desde el año pasado.
-Para lograr un balance fiscal se requiere tener un programa económico; el cual Maduro no tiene, y el hecho de que mantenga los programas sociales, financiados con bolívares sin respaldo, destruye su promesa y demuestra que no tiene base para poder llevar a cabo un ajuste fiscal pues su prioridad consiste en crear mecanismos de control social.
-Hugo Chávez comenzó desde el 2005 a usar ingentes recursos fiscales tanto por el alza de los precios del petróleo; endeudamiento, venta de petróleo a futuro, financiamiento de China, además del financiamiento monetario, incluyendo, la toma de las reservas internacionales. Todos esos programas tenían objetivos clientelares dentro de Venezuela, así como contratistas extranjeros para conseguir apoyo de los entonces gobiernos de Argentina, Brasil y de otros países.
-De manera que el abuso fiscal está fuertemente enraizado en el chavismo desde el 2005. Ese abuso fiscal llevó al financiamiento monetario en una forma absolutamente desordenada, sobre todo, desde el 2013; entrando Venezuela a la hiperinflación más violenta, que se haya conocido en la América Latina. En ese sentido, no se ve la capacidad de poner orden fiscal y prudencia monetaria además de un régimen cambiario libre.
-Maduro no puede hacerlo. Tiene que asumir un nuevo gobierno, que no use la mentira sistemática en los anuncios económicos.
-¿Qué piensa usted de los esfuerzos que está haciendo Manuel Quevedo, presidente de Pdvsa, para la recuperación de la producción de la industria?
-El general Manuel Quevedo, en noviembre del año pasado, recibió un mandato para proceder a hacer grandes cambios. Ha tenido decretos de apoyo; ha tenido programas de reorganización y en realidad desde noviembre del año pasado, a raíz de los cambios gerenciales que él hizo, la paralización del aparato administrativo; la incapacidad de pago en dólares y en bolívares a contratistas y proveedores, incluso, en los aspectos logísticos básicos: transporte, alimentos, agua a los campos petroleros, hasta el uso de taladros, todo se deterioró.
-Esa tendencia de la caída de la producción; producto de una cantidad de problemas básicos, de noviembre a marzo no fue revertida, a pesar de los nuevos planes de contratos con terceros donde hay una serie de pequeñas empresas sin capacidad para manejar campos petroleros, para buscar socios operacionales financieros, que acepten venir en las condiciones actuales en Venezuela; donde Pdvsa se compromete a pagar a futuro contratos y servicios programados cuando no tiene capacidad de pago; ni para emitir bonos ni para pagar a contratistas y proveedores en medio de esta situación.
-Recordemos que las exigencias fiscales del gobierno de Maduro recaen también sobre Pdvsa; de modo que la trayectoria del general Quevedo en Pdvsa ha sido desastrosa. No hay duda de que este ha sido el periodo más oscuro en la historia petrolera de Venezuela y plantea el enorme desafío; que cuando quiera que concluya este proceso de deterioro de nuestra economía, y haya una oportunidad, para poder proponerle al país un plan de estabilización, un plan de recuperación petrolera, un plan para apoyar al sector privado empresarial, así como para la reconstrucción de la infraestructura del país.
-¿Qué sabe usted del resultado que tuvo la visita de Nicolás Maduro a China en busca de una asistencia crediticia?
-Hay una regularidad que se observa en cuanto a los anuncios presidenciales; de ministros, respecto a China. Desde el 2013 hemos escuchado que vienen nuevos tramos del Fondo Chino, y no los hemos visto. No ha habido financiamiento de dinero fresco al gobierno de Maduro desde el 2014, con absoluta certeza; nuevas líneas de financiamiento.
-Ha habido unos fondos disponibles para que empresas chinas ayuden a reparar los pozos y a levantar la producción que; aunque se prometían, no se llegaron a ejecutar; imaginamos que por el mismo problema que las distintas empresas en otras partes del mundo. El socio, Pdvsa, no presenta los proyectos apropiados. Pdvsa trata de quedar sin manejar los fondos; cuando la propuesta es que los manejen empresas de servicio, en este caso chinas.
-Por otra parte, el régimen cambiario que se aspiraba se hiciera inversión con una moneda sobrevaluada que significaba grandes pérdidas para los inversionistas; en fin, vimos que esos desembolsos no llegaron. En el 2018 pareciera que con esta visita a China, pragmáticamente, su gobierno ha ofrecido apoyo para las empresas de servicio petrolero, a los fines de invertir más en algunas áreas donde aumenta su participación y donde probablemente estableció unos parámetros de referencia para hacerlo.
-De ocurrir eso; tendríamos una inversión de unos cientos de millones de dólares, para tratar de mantener la producción. Si recordamos que a China se le paga en crudo y que hubo un período de gracia donde nada más se pagaban los intereses y que en el 2018 había que pagar de capital e intereses en crudo de una deuda acumulada superior a 20 mil millones de dólares, y en un lapso muy corto, tres años, puesto que ya estaba vencida y el resto se viene a vencer ahora; pues sin duda tenía que ver el apoyo de China, en cuanto a solución petrolera, pensando en sus propios intereses para que le puedan pagar en crudo.
-De modo que no se trata de un plan en grande de ayuda para detener la caída de la producción, tanto de Pdvsa como de las empresas mixtas; sino una ayuda parcial para ayudar a aumentar la capacidad de las empresas chinas. Sin una ayuda financiera importante y con un plan económico incoherente, Pdvsa se verá en grandes dificultades para detener la caída de la producción con incidencia en la tragedia económica que estamos viviendo en el país.
-La única salida es que un nuevo gobierno que tenga credibilidad, reorganice todo el desastre que ha dejado el sistema socialista-populista y eso depende de lo que está ocurriendo en el campo político para poder cambiar el rumbo a Venezuela

Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario