El papa Francisco reza por los indígenas y los trabajadores esclavos



Roma.- El papa Francisco recordó en su último mensaje del año 2018 a todos los que viven en condiciones de esclavitud e indignas en todo el mundo al tiempo que pidió que la Iglesia no sea "indiferente" a su situación.

"La Iglesia que está en Roma no quiere ser indiferente a las esclavitudes de hoy, ni simplemente observarlas y socorrerlas, sino que quiere estar dentro de esa realidad, cercana a esas personas y a esas situaciones", manifestó el Santo Padre, destacó Europa Press.

Francisco hizo estas consideraciones durante la celebración de las primeras vísperas de la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios, una ceremonia solemne celebrada en la Basílica de San Pedro y en la que se entonó el Te Deum de acción de gracias por el año pasado.

Francisco, que reivindica la "cercanía materna" de la Iglesia frente a las personas más débiles de la sociedad, recordó que también en Roma "hay hermanos y hermanas que, por distintos motivos, se encuentran en esta situación".

"En particular, pienso en tantas personas sin hogar. Son más de 10.000. Su situación es especialmente dura en los meses de invierno. Todos son hijos e hijas de Dios, pero diferentes formas de esclavitud, a veces muy complejas, los han llevado a vivir al borde de la dignidad humana", señaló el Papa.

Durante la homilía de la última misa del año, el Papa subrayó que Jesús "nació para rescatar", es decir para "sacar de una condición de esclavitud y devolver a la libertad, a la dignidad y a la libertad propia de los hijos".

Si bien en ese momento, según señaló el Pontífice, aquel Jesús "es casi invisible e insignificante" pero "en poco más de treinta años desatará una fuerza sin precedentes, que todavía permanece y perdurará a lo largo de toda la historia".

"Esta fuerza se llama Amor", acotó el papa argentino Jorge Mario Bergoglio. En este línea, destacó que de su fragilidad, nace la "fuerza" de los fieles

 "De su hacerse siervo, nuestra libertad. ¿Cómo llamar a todo esto, sino Amor? Amor del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, a quien esta tarde la santa madre Iglesia eleva en todo el mundo su himno de alabanza y de agradecimiento", añadió.

La ceremonia eucarística comenzó cuando el Papa, ataviado con paramentos blancos, propios de este periodo, besó una representación del Niño Jesús ubicada a los pies del altar mayor al tiempo que el coro de la basílica entonaba Noche de Paz
Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario