César Aristimuño: Si no hay confianza, no bajarán los precios

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Roberto Romanelli
El economista César Aristimuño prevé que vendrán días de mucho “stress social” por el “terremoto” político que vive el país y que se ha agravado con las sanciones de los Estados Unidos que afectan las exportaciones petroleras.
El director de la firma “Aristimuño, Herrera y Asociados” considera que las medidas adoptadas por el gobierno, vía encaje legal,, para estabilizar el dólar tendrán un efecto pasajero y no bajarán los precios, mientras persista la desconfianza en las políticas oficiales y las expectativas sean negativas.
“Sin confianza, no bajarán los precios”, sentenció.
Desde su firma apuestan por una salida pacífica a la crisis, pues destaca que los gobiernos son electos para producir bienestar “lo que está muy lejos de la realidad”.

¿ Cómo ve la situación del país?
No hay duda de que la situación del país se ha agravado, todo está apuntando a que pareciera que el gobierno de los Estados Unidos tiene como objetivo de todas estas decisiones que se han tomado en los últimos días, que tienen que ver con Pdvsa y fondos públicos, conforman definitivamente una situación de estrangulamiento financiero al gobierno que busca generar la obligación de la búsqueda de un acuerdo con la finalidad de generar una salida al país.
Nosotros obviamente apostamos que esa solución sea pacifica que le permita al país salir de la grave crisis en la que hoy se encuentra inmersa , todos nos indica que ante esta circunstancia, el gobierno va a mantener su posición (...) Maduro se construyó su propio Estado de derecho y busca defenderse desde esa trinchera, mientras la oposición intenta hacer valer el tema de la ilegalidad o, como dicen, de hacer valer la constitución.
El tema de la legalidad del segundo mandato de Maduro se ha convertido en el epicentro de un terremoto cuya duración no está clara todavía pero que pareciera que los tiempos tienden a acortarse.
Es una situación inédita en el sentido de que hay un Presidente de derecho, Juan Guaidó, y uno de facto, Nicolás Maduro.
¿ Quién va ganando?
La sociedad parece estar haciendo lo que realmente tiene que hacer y que bueno sería si ante un conflicto que ha tomado dimensiones y resultados desconocidos porque la idea de todo eso es sacar al país del hoyo, de este sufrimiento colectivo que padece hoy la sociedad con la carestía de alimentos, de medicinas, con un poder adquisitivo que no alcanza para poder sostener niveles mínimos y justificar eso con un hecho de guerra económica, y señalando que los causante son terceros y no el propio gobierno que administra los fondos de la República, consideramos que no es lo correcto.
Los gobiernos cuando se eligen con el voto es con el único objetivo de generar bienestar a la población, ningún gobierno es elegido para que genere dolor, sacrificio, una situación que no permite satisfacer las necesidades básicas y fundamentales de los seres de una sociedad, lamentablemente no hemos visto en últimos años ese camino que genere bienestar, paz, crecimiento, empleo, estabilidad, crecimiento de producción, empresas de alto nivel, con capacidad de exportar, eso de un modelo de sustitución de importaciones, está my lejos de la realidad.
¿ Qué nos espera?
Lo que está claro que nos viene en las próximas semanas y meses es una situación de altísimo stress social, hoy nadie sabe el desenlace desde el punto de vista político que tendrá incidencia enorme en hechos económicos, porque las decisiones económicas usualmente se toman fundamentadas en decisiones de carácter político; dependiendo de cual sea el desenlace de esta realidad que hoy estremece las bases en que se sustenta el país, estará definitivamente el resultado final de esto, no se vislumbra nada positivo para los próximos días.
Es un situación con muchísima incertidumbre. Hay palabra en economía que es mágica y es la confianza, es lo que te mueve realmente los pilares fundamentales de una economía en cualquier país del mundo.
Mientras no haya confianza habrá un freno para el sector productivo y por ende también para el mismo gobierno. El gobierno cuenta hoy con menos recursos independientemente de las decisiones de Estados Unidos; bien sabemos que en últimos 5 años la curva de la caída de las importaciones es impresionante, hace 5 años las importaciones estaban en un nivel de 60 mil millones de dólares y al cierre del año pasado fueron de unos 10 mil millones de dólares, lo que ha incidido en el desabastecimiento de productos y de insumos para el sector productivo, y en la caída del PIB que hoy en términos nominales se encuentra a niveles de 1999, estamos hablando de casi 20 años de estancamiento y si hablamos en términos reales, la situación se complica aun más, es un marco económico que muestra indicadores muy negativo en comparación con la región y el mundo entero.
¿ Qué hace el gobierno? El gobierno espera que le funcionen las recientes medidas de aumento encaje legal y en el tema cambiario con actuación d el BCV en asignación de divisas al sistema financiero, hoy vemos al dólar cayendo en niveles importantes y eso es reflejo de un sistema financiero con poca capacidad de generar intermediación porque con el aumento de encaje legal su capacidad de dar créditos ha bajado muchísimo, eso afecta la producción y capacidad de importaciones de las empresas , creo que esta semana viene una decisión de que el BCV va a asignar una serie de divisas semanales a la banca para que la otorgue a sus principales clientes y de esa manera tratar de equilibrar o anclar la tasa de cambio porque piensa que es principal coadyuvante en los niveles de crecimiento de precio, lo que contrasta con el resultado del año pasado, cuando la devaluación que tuvo el bolívar alcanzó niveles cercanos a 90 mil % mientras que la inflacción fue de 1 millon 700 mil %.
¿Porqué no bajan los precios ?
La inflación de enero nos está apuntando a 245%. El primer punto de esa realidad es que en la estructuras de costo el dólar no oficial no es el único factor que determina el precio, están los sueldos, alquileres, servicios , materia prima nacional (...) El segundo elemento que presiona al alza de precios, son las expectativas que juegan un rol crucial en esto. De hecho en experiencias de hiperinflación, las razones de la explosividad de la subida de los precios no son las condiciones macro, sino el papel de las expectativas y como se convierte en una espiral incontrolable si no se piensa que en el corto plazo se apliquen políticas de estabilización económica.
En Venezuela ese elemento es determinante en la fijación de precios porque tiene el entorno político que le inyecta carburante a las expectativas negativas.
Para que los agentes económicos dejen de incrementar los precios, tiene que confirmar en que la senda del crecimiento de la oferta monetaria sea estable en el futuro y que exista un mecanismo confiable de acceso a divisas con un precio estable y no tener que cubrir el valor de reposición de los productos.
¿ Se mantendrá la baja del dólar?
La base del cambio no oficial no tiene forma de poderse mantener en el tiempo, por el ambiente de hiperinflación y las expectativas con alto niveles d e incertidumbre en lo político y económico y el esquema de financiamiento de Pdvsa al BCV para pagar a proveedores.
Mientras esas expectativas no se crucen con la realidad de los agentes económicos siempre va a existir en la mente el hecho de que esa estabilización no es sostenible en el tiempo, sino es temporal.
Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario