Eduardo Fernández: Necesitamos una transición lo antes posible y lo menos traumática


especial Enrique Meléndez.- El excandidato presidencial Eduardo Fernández defendió este martes la necesidad de una transición lo más pronto posible y lo menos traumática, agregando que debe ser inclusiva.
El señalamiento lo hizo durante un conversatorio sobre transiciones políticas que se llevó a cabo este miércoles 13 en Ifedec, durante la cual se refirió a los casos de Chile, España y países de Europa del Este.
Comenzó refiriéndose al caso de Sudáfrica donde la presión internacional sí funcionó; pues, a su juicio, Frederik de Klerk no hubiera ido a hablar con Nelson Mandela si no hubiese sido porque Africa del Sur se sintió agobiada por el boicot internacional.
“La conversación se dio, y la transición se produjo en varios términos; que fue un gran éxito. Yo no sé como está la transición ahora pero la influencia de Mandela se mantuvo por muchos años”.
Señaló Fernández que en este mismo contexto entró la España del rey Juan Carlos y de Adolfo Suárez, y luego trajo a colación el caso de Checoslovaquia.
“En ese sentido fueron llegando los gobiernos democráticos mientras se desmontaba el Pacto de Varsovia. Estos son temas que deben formar parte de un gran diálogo nacional. Los venezolanos no podemos solamente pronuncia eslogan o emocionarnos por aquí y por allá; sino que debemos tratar de hacer un esfuerzo para que los venezolanos podamos tener una transición lo más pronto posible y lo menos traumática”.
Consideró que los partidos políticos están viviendo un gran momento pero que hay que incorporar sectores representativos de la oposición: empresarios, trabajadores (sindicatos), así como también a las universidades, las iglesias.
“Tener un espectro muy grande; convocar a la unidad de todos esos sectores para desarrollar un proyecto de transformación del país; así como también tender puentes hacia gente que venga de la experiencia del socialismo del siglo XXI, y hayan recapacitado; de modo que encuentren un espacio respetable y respetado”.
Aseguro que había que ser muy inclusivo: “Eso es lo que yo creo que debe prevalecer; no necesariamente es lo que está prevaleciendo, pero es lo que yo creo que debe ser. Mucha inclusión”.
Recordó una anécdota referida a Polonia, a propósito de una visita que hizo y donde le tocó reunirse con el entonces presidente polaco Wojciech Jaruzelsky, jefe, además, del Partido Comunista; el hombre del que dijo que había hecho aprobar una ley marcial que contemplaba la pena de muerte para todos los opositores al régimen.
“En la reunión Jeruzelsky nos confesó que le estaban pidiendo elecciones. Casi dijo: yo no sé como se come eso. Luego nos manifestó a las personas que estábamos presente que teníamos que comprender que él no podía permitir que el PCP perdiera el control del parlamento. Cuando hay unas elecciones tú estás corriendo el riesgo de ganar o perder. Añadió que él estaba dispuesto a hacerla pero que el Comité Central del PCP se reservaba el 75% de los parlamentarios”.
Agregó Fernández que a raíz de esta postura, una delegación del PCP se fue a reunir con Lech Walesa para informarle que habrían elecciones; pero donde sólo se iba a elegir el 25% del parlamento.
“Se hizo la elección, y la oposición ganó el cien por ciento de ese 25%. Pero este hecho fue tan impactante que Jaruzelsky dijo: en estas circunstancias yo no pudiera permanecer en el poder sino llamando al Ejército soviético; el señor Gorbachev no está en condiciones de mandarme dicho Ejército para ayudarme a mí a conservar el poder. De modo que díganle al señor Walesa que me mande un candidato para nombrarlo primer ministro, jefe del gobierno”.
Fernández hizo ver que a partir de ese momento arranca un período de cohabitación en dicho país entre las fuerzas opositoras y el régimen comunista, una vez que Walesa envía a Tadeusz Mazowiecki para que se haga cargo de la situación al final de la cual Jaruzelsky termina renunciando; de modo que, a su juicio, el desenlace de esta situación terminó dándole la razón a Walesa al aceptar las condiciones electorales que le había impuesto el PCP, y se produjo una transición sin derramamiento de sangre.
“Que fue lo mismo que hicieron Jóvito Villalaba y Rafael Caldera en 1952: el gobierno era una dictadura. No había condiciones; no había garantías. Pero ellos consideraron que no había que desaprovechar esa oportunidad para combatir el gobierno. No para ilegalizarlo, para combatirlo. Y por eso fueron a las elecciones de 1952”.
Calificó ese régimen de Marcos Pérez Jiménez de dictadura muy feroz, y, a ese respecto, trajo a colación el hecho de que, mientras el régimen de Nicolás Maduro conversa con el secretario general de AD, el régimen de Pérez Jiménez asesinaba al secretario general de AD; un partido que, por cierto, decidió no participar en esas elecciones de 1952 aun cuando sus bases no acataron esa línea; aun cuando en ese momento a un adeco le costaba mucho votar por el partido de Jóvito Villalba; sólo que dichas bases percibieron, asimismo que si esa era la vía para derrotar al dictador, había que hacerlo por Villalba.

Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario