Hambre y pobreza diezman comunidad indígena warao en San José de Buja


Los indígenas se sienten marginados. Los de la comunidad de San José de Buja, al sur de Maturín, están expuestos al repunte de enfermedades como tuberculosis, de fácil prevención con la vacuna BCG.
La desnutrición en niños y adultos es parte del panorama que viven los aborígenes. Así lo evidenció el equipo de El Periódico de Monagas en una visita realizada recientemente.
La falta de apoyo gubernamental a cientos de familia agrava cada vez más su desarrollo. Foto: Eduard Freites
En la comunidad indígena Guana, las vicisitudes están a simple vista: el agua potable no llega desde hace ocho años, razón por la que deben tomarla del río, el cual según dicen los habitantes, está contaminado. Aunque la hierven, se enferman y los más afectados son los niños y adultos mayores. Manifiestan no haber recibido respuestas a las solicitudes de ayuda a pesar de haberlo hecho en repetidas oportunidades.
Desnutrición a granel
Niños entre cinco y nueve años muy delgados y los más pequeños, hasta los tres años aproximadamente, barrigones por parasitosis es lo que se aprecia en Guana. Las personas de la tercera edad muestran desnutrición, de acuerdo a los testimonios de los pobladores, suelen morir sin recibir la atención médica adecuada.
Alberto Marcano, vocero del consejo comunal Guana, asegura que hace más de un año no reciben una jornada de vacunación, dejando desprotegidos a los niños, en especial a los recién nacidos, cuya primera dosis debe ser la BCG, según el esquema de inmunización de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría.
“En la comunidad hay varias personas infectadas de tuberculosis y no están recibiendo tratamiento porque en el ambulatorio no hay nada, desde mediados del año pasado han fallecido unas ocho personas por la enfermedad porque no fueron tratadas”, expresó Marcano.
Obligados a desplazarse
La situación de pobreza ha forzado a familias a movilizarse a otros países como Brasil en busca de mejoras y es que la falta de apoyo para producir el campo ha agudizado el problema de alimentación, el CLAP “tarda mucho en llegar y cuando llegan las bolsas o cajas vienen con menos artículos y más costosas”, según señalaron los propios habitantes.
Este problema ha traído como consecuencia casos de desnutrición en la población más vulnerable: niños y adultos mayores, situación que se agrava con los cuadros de diarrea, vómito y deshidratación, al punto que se han registrado varios decesos.
A fuerza de pescado
Para medio tratar de paliar la difícil situación, los indígenas salen todas las mañanas a pescar y tener algo de sustento que llevar a sus familias, incluso los niños también pescan. Muchos aprovechan para vender en el muelle del caño parte de la pesca.
Para Lino Plaza, cacique de la comunidad y que por cierto es abuelo del pequeño Eliécer, el niño fallecido el pasado jueves por desnutrición y tuberculosis, “la pobreza que se vive en Guana es total y como si fuera poco hay que desplazarse cada vez que llueve por la crecida del río que afecta las viviendas”.
Plaza aseguró que al menos 12 niños con edades lactantes, preescolares y escolares sufren de desnutrición, en la escuela tampoco reciben comida del Programa de Alimentación Escolar regularmente, por lo que muchas veces los infantes son despachados a las 10:00 de la mañana; cuando hay comida, comen en el suelo porque no hay suficientes mesa-sillas y para variar las cocineras preparan los alimentos a leña porque no hay gas. // Jefferson Civira
Testimonios
Lino Plaza, cacique .- “En la comunidad tenemos unos 12 casos de niños con desnutrición, cerca de ocho casos de tuberculosis que no están recibiendo tratamiento”
Alberto Marcano, habitante .- “Hay héctareas de tierra para cultivar, pero no hay los insumos para invertir, por lo que queremos que nos apoyen con créditos”
Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario