Rusia acusa a EEUU de poner en riesgo la seguridad mundial tras su retiro del tratado INF

Moscú (EFE).- Rusia rebatió hoy las críticas de Occidente de que es el único culpable del fin del primer tratado de desarme de la Guerra Fría, el INF, y acusó a Estados Unidos de poner en peligro la seguridad de Europa y el sistema mundial de control de armamento.
“En EEUU han cometido un grave error”, manifestó el ministerio ruso de Exteriores en un comunicado después de que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, confirmara “la muerte” del tratado de eliminación de misiles de corto y medio alcance (INF).
Rusia respetó los tiempos y esperó a que Pompeo denunciara el tratado para confirmar con una breve nota la defunción “a iniciativa de EEUU” del tratado, firmado por ambas potencias nucleares en 1987.
En un intento de dejar en evidencia la decisión “unilateral” de EEUU, el presidente ruso, Vladímir Putin, firmó hace menos de un mes el correspondiente decreto, aunque hace seis meses que ambas potencias habían puesto la puntilla al acuerdo.
“La denuncia del INF confirma que EEUU ha tomado el rumbo de destrucción de todos los acuerdos internacionales que, por uno u otro motivo, ya no le convienen. Esto conducirá prácticamente al desmontaje del actual sistema de control de armamento”, señala la nota oficial.
Moscú acusó a Washington de orquestar una campaña de propaganda cimentada en la “desinformación” para acusarle de violar el tratado a ojos de la comunidad internacional, lo que hizo imposible salvar el INF, táctica que EEUU ya aplicó para renunciar en 2002 al tratado de defensa antimisiles.
“El motivo es conocido: en EEUU querían librarse de las limitaciones que le imponía”, señaló.
EEUU abandonó el tratado ante la negativa de Moscú de destruir el misil de crucero ruso Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN), que supuestamente violaba el tratado al tener un alcance de más de 500 kilómetros.
Mientras, Moscú insistió hoy en el argumento utilizado en numerosas ocasiones por Putin de que EEUU violó “de manera flagrante” el INF desde el momento en que desplegó en Rumanía y Polonia lanzaderas verticales MK-41 para misiles de crucero Tomahawk.
La nota acusó hoy también a EEUU de hipocresía al afirmar que el INF estaba “obsoleto” y que hay que “atraer a terceros países”, en clara alusión a China, cuyo arsenal está repleto de misiles de medio alcance.
“No se puede obviar que esos países no están preparados para asumir las responsabilidades que contempla el acuerdo”, precisó.
Y es que en 2007 Rusia ya intentó incluir en el acuerdo a las potencias nucleares que contaban con misiles de medio alcance como China, India, Pakistán, Irán o Israel, pero la propuesta cayó en saco roto.
Al respecto, Putin ya dejó entrever que el Kremlin se hace cargo de que el objetivo de su colega estadounidense no es tanto contener a Rusia, como al gigante asiático.
“Creo que aquí Rusia no tiene ninguna importancia para ellos, ya que el teatro militar de Europa difícilmente representa un gran interés para los EEUU”, dijo recientemente Putin al diario “Financial Times”.
Con todo, el ministerio ruso de Exteriores urgió hoy a la OTAN a que se sume a la moratoria rusa al despliegue de misiles de medio y corto alcance con el fin de garantizar la estabilidad estratégica global, especialmente en Europa.
Putin ya amenazó con apuntar con sus misiles a Estados Unidos si este desplegaba dicho armamento en Europa, mientras diplomáticos rusos no dudaron en recordar estos días la crisis del Caribe de 1961.
Y es que casi todos los comentarios de diputados y expertos militares en Rusia apuntaban hoy a que el fin del tratado INF provocará una carrera armamentista y amenazará la seguridad del continente, donde las tensiones entre Rusia y la OTAN están a flor de piel debido al incremento de los contingentes militares aliados cerca de las fronteras rusas.
El viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Riabkov, incluso consideró que la situación en materia de control de armamento es peor que durante la Guerra Fría y recuerda a “un reloj que muestra el tiempo que falta para una guerra nuclear y, desafortunadamente, ya hemos pasado otro minuto hacia la medianoche”.
Se sumó a dichas afirmaciones alarmistas el último dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov, quien firmó el tratado con el entonces presidente de EE.UU., Ronald Reagan, el 8 de diciembre de 1987.
“Con este paso, Estados Unidos hará que la política mundial sea impredecible y caótica. Esto dinamitará no sólo la seguridad de Europa, sino de todo el mundo”, aseveró.
Gorbachov instó a salvar, al menos, el START III, el tratado de reducción de armamento estratégico ofensivo que fue suscrito en 2010 y expira en 2021, sin que la Casa Blanca parezca ahora muy interesado en su prolongación.EFE
Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario