LA CRÓNICA desde San Felipe; LA CASA SERVA EN SAN FELIPE... Willians Ojeda Garcia


LA CRONICA desde San Feliipe Estado Yaracuy-VENEZUELA.


En Cantarrana

El tiempo pasa y pareciera que los años aun no borran aquellos espacios patrimoniales de la ciudad que hoy solo tratan de avivarlos los recuerdos.
Son memorias de una época que se fue y que ahora el baúl de recuerdos nos trae esta interesante imagen fotográfica de lo que fue la inolvidable Casa Serva, estancia comercial de suma importancia ubicada entonces en la Quinta Avenida esquina calle 7 del sector ¨Cantarrana¨ del San Felipe de ayer.
Muchas casas antiguas como esta se las llevó la violencia del desarrollo ¨ para darle paso a una moderna vía construida por el gobierno la que después de inaugurada en el tramo comprendido desde la Avenida Caracas atravesando el barrio ¨Cantarrana¨ hasta la plaza Trinidad Figueira sector ¨El Oasis en 1982 comenzó a llamársele Avenida Libertador.
La ¨ Casa Serva como así se le recuerda fue un lugar donde históricamente se desarrollaron actividades comerciales y relaciones que tienen que ver con la vida social y familiar de la ciudad.
La Casa Serva que marcha con la historia de Cantarrana y todo San Felipe era atendida por Juan y Carmelo Serva hombres emprendedores entregados al trabajo honesto,, allí se vendía de todo un poco como telas, materiales de construcción, cemento, escardillas, carruchas, machetes, cabillas, quesos, víveres y licores importados.
El café y cacao que expendían lo secaban con el sol en los amplios patios de la vieja casa resguardada por pisos rústicos sobre piedras, ladrillos, cemento y baldosas así como enormes portones y ventanales de madera protegidas por hierro forjado.
La Casa Serva, de paredes gruesas de barro cocido y piedras, compraba las cosechas de cacao, café y maíz que se producían en las fértiles tierras del Yurubi y campos del Valle del Yaracuy.. Muchas cosechas eran traídas en bestias.
Eustaquio Abarca que tenia cerca de la ciudad su hacienda ¨La Mariposa¨ producía frutos y criaba ganado que vendía a la Casa Serva, centro comercial que era visitado no solamente por su clientela de San Felipe y Yaracuy también de otras partes del país como Puerto Cabello, Morón, Tucacas Bejuma, Barquisimeto y poblados vecinos a la entidad yaracuyana.
Los horcones de madera donde descansaba el tejado del techo le daban identidad frescura a la vieja casa Por esos lados vivía Don Tomás Castillo, los Abarca, la familia Henríquez, los Azoca, la familia Niño, Teolindo Castillo y su panadería La Estrella y familia, Los Márquez, al frente estaba por poco tiempo el colegio Fray Luis Amigo donde hoy funciona la Libreria La Unica, y estaban las familias Capdevielle, los Parra, Baquero, Bazan, Reyeszumeta, la Librería del Este de Fina y Antonio Villanueva, estaba Emilio Coliacovo y Ocarnia de García con su estudio fotográfico y cerca el salón de belleza Consuelito.
También se observaba la casa de la familia Serva-Murci, la casa de la familia Pifano Capdevielle, la tipografía Avance de Nicolás Ojeda Parra, a un lado estaba la residencia de la familia Chirino haciendo sus dulces y el famoso ¨Pavito¨ recientemente declarado Patrimonio Inmaterial de San Felipe, la Tintorería Central de los hermanos Guardineri, se veía a Don José Tomas Martínez con su negocio donde vendía bombillos y aparatos eléctricos, Más allá estaba el Palacio Eléctrico de Reyes Blanco y se encontraban las casas de la familia Asuaje y de los Strasseri, Gravina y Rizzutti, estaba el Taller Europa, la bodeguita ¨Delia¨, la próspera casa Comercial de Jose Maria Rizzuti con toda una historia por contarse, la casa comercial Chernicharo, la familia de Lárazo Palermo, los Barroetas,,, los hermanos Imnamorato-Falco, los Peralta,, Castillo Portillo, Castillo Bello, Ana Maria Castillo Guedez, doña Amalia de Niño y familia,, los Blando, bodega Los Tovar, el mercadito de Cantarrana, la Pasta El Gallo, la escuela Cecilio a, la familia Márquez-Cafasso, Concho Guedez y familia, familia Parra -Rodríguez,, los Cordero-Soto, los Camargo, familia Hernández-Capdevielle, doña Elena Soto, Griselda Montiel, familia Baez y, pòr supuesto la Casa del Maestro y la Capilla El Cristo.
La Casa Serva es símbolo de trabajo y entrega por el surgimiento de la ciudad, gracias a una familia c0mo tantas otras procedentes de Italia y otros países que hizo de San Felipe su hogar dejando una cosecha de vida que se prolongó en generaciones que son orgullo del Yaracuy.
Todo un recuerdo de la ciudad heroica que vive soportando las embestidas del tiempo. Los recuerdos afloran porque aun hay vestigios de lo que se quiere, Un sentir de amor por la ciudad que fue, es y puede ser.
CENTRO DE HISTORIA ESTADO YARACUY-ICEY.
Red Latinoamericana de Cronistas-RELAC.
UNEY.

Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario